Alergia a los alimentos

alergia-alimentos

“Eh, ¿quieres uno?” -te pregunta tu amigo mientras te ofrece un trozo de un apetitoso pastel casero de chocolate. Te apetece muchísimo comerte ese delicioso postre pero, justo entonces, te das cuenta de que está cubierto de cacahuetes picados. ¡Qué mala suerte! Eres alérgico a los cacahuetes. Aunque, ¿y si le dieras solo un mordisquito?
¡No! ¡Ni si se te ocurra probarlo! Si padeces una alergia alimentaria, incluso una cantidad minúscula de ese alimento te podría enfermar. Es mejor que digas “no, gracias” al pastel de chocolate y te tomes otro postre sin cacahuetes.

Hay muchos niños que padecen alergias alimentarias, aproximadamente tres millones de estadounidenses en edad infantil las padecen. Los siguientes alimentos son los que provocan la mayoría de las alergias alimentarias:

-Cacahuetes y frutos secos
-Marisco, como las gambas
-Leche, sobre todo la de vaca
-Huevos
-Soja
-Trigo

¿Qué es una alergia alimentaria?

Las alergias ocurren cuando el sistema inmunitario comete un error. Normalmente, el sistema inmunitario te protege de gérmenes y enfermedades. Lo hace fabricando anticuerpos que te ayudan a luchar contra las bacterias, los virus y otros diminutos organismos que te pueden provocar enfermedades. Pero, si tienes una alergia alimentaria, tu sistema inmunitario tratará por error algún componente de cierto alimento como si fuera realmente peligroso para ti.

Esto es lo que ocurre en cualquier alergia, sea a un medicamento (como la penicilina), al polen contenido en el aire (procedente de flores y árboles), o a un alimento, como los cacahuetes. O sea que la sustancia que desencadena la reacción alérgica no es perjudicial en sí misma, pero la forma en que el organismo reacciona ante ella sí lo es.