Semana Mundial de Alergia 2018

 

Este año, la Organización Mundial de Alergia, ha tomado como tema central para la Semana Mundial de Alergia la DERMATITIS ATÓPICA (DA), debido al alto impacto socioeconómico de esta enfermedad.

La dermatitis atópica (DA), también referida como eczema, es un tipo de enfermedad inflamatoria de la piel asociada a problemas de barrera de la misma, teniendo como consecuencia la imposibilidad de mantener la humedad.

Es la enfermedad crónica de la piel más común y usualmente es transmitida genéticamente. la DA afecta a individuos de todas las edades, los niños son los más afectados teniendo una prevalencia mundial de 5 a 30% a diferencia de los adultos con una prevalencia de 1 a 10 %.

El diagnóstico es clínico, caracterizado por lesiones agudas y crónica, presenta distribuciones diversas según la edad de las personas afectadas. En la presentación aguda de la DA se observan lesiones rojas, pequeñas vesículas y costra, cuando el cuadro se prolonga se observa una piel reseca, obscura y engrosada. Los disparadores de los procesos agudos pueden deberse a factores ambientales (alta humedad, calor y frío), alérgicos (ácaros, faneras de animales y alimentos), infecciosos (virus) y propios del individuo (estrés).

Frecuentemente la DA es la primera manifestación de hipersensibilidad alérgica de personas genéticamente predispuestas a atopia. Usualmente se presenta en los primeros meses de vida y puede asociarse con otras enfermedades alérgicas como Alergias Alimentarias, Asma y Rinitis Alérgica. Intervenciones tempranas pueden ayudar a prevenir o modificar esta presentación secuencial de enfermedades alérgicas llamadas MARCHA ATÓPICA.

La DA es una enfermedad con un alto costo socio económico y alto impacto en la calidad de vida de las personas. El alto costo económico se asocia con el uso permanente de diversos emolientes que muchas veces no tiene cobertura por aseguradoras, el uso de medicamentos para controlar de la enfermedad y el absentismo laboral en períodos agudos de la enfermedad. La calidad de vida de las personas con DA puede estar muy afectado ya que es una enfermedad caracterizada por síntomas crónicos que afectan el sueño y el desarrollo de actividades laborales, escolares y sociales.

EL tratamiento de la DA se basa en uso prolongado de emolientes indicados por el médico tratante, acompañado de otros medicamentos como esteroides tópicos, antihistamínicos, inhibidores tópicos de calcineurinas, inmunosupresores y otros dependiendo de la severidad de los síntomas del paciente, todos estos medicamentos debe ser recetados por el médico y de ninguna manera automedicarse.

 

Comité Científico ASAAIC

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *